sábado, 2 de marzo de 2013

MARÍA OSTIZ SUFRE UNA GRAVE ENFERMEDAD

QUE LE IMPIDIÓ EL PASADO DÍA 21 ASISTIR AL ENTIERRO DE SU HERMANO EN PAMPLONA




Me llamó un sobrino de María Ostiz que quería despedir a su padre en la inhumación de las cenizas en la Capilla San Fermín de la Iglesia de San Lorenzo con una Jota Navarra interpretada por Ana Patús, como así fue, acompañada por el acordeonista Iñaki Reta.
En dicho acto supimos que no había podido acudir al sepelio de su hermano pequeño la cantante María Ostiz por estar aquejada de una grave enfermedad.
Sentimos profundamente la noticia por cuanto que le profesamos un gran cariño a María lo mismo que  a su esposo Ignacio Zoco que atraviesa un momento difícil por el estado preocupante de María.





RECORDANDO LA TRAYECTORIA HUMANA Y ARTÍSTICA DE MARÍA OSTIZ


María Dolores Ostiz Espila, conocida artísticamente como María Ostiz  nació en Avilés (Asturias) el 8 de junio de 1944. Se casó en 1974 y tiene tres hijos.
Con tan sólo cuatro años se trasladó a vivir a Navarra con su familia. En Pamplona siguió estudios de canto y posteriormente se instaló en Madrid para estudiar arte dramático. Obtuvo también la Licenciatura en Filosofía y Letras por la Universidad de Navarra

En 1965 grabó su primer disco, "Buscando el amor", con la compañía RCA y bajo el nombre artístico de Lorella. En 1966 ya con Hispavox  comienzó a definir su propio estilo musical como solista de marcado carácter acústico e influencias populares y folk.
Acompañada de su guitarra y del guitarrista navarro Jokin Idoate, en años sucesivos cosechó éxitos tanto versionando canciones populares como "N'a veiriña do mar" o "Miña Rianxeira" como con temas propios como "No sabes cómo sufrí" o "Un pueblo es".
En 1976 ganó el Festival OTI de la Cancion con el tema "Canta cigarra", constituyendo la primera victoria de España en el festival.
Casada con el futbolista del Real Madrid Ignacio Zoco, se retiró finalmente del mundo de la canción.

Discografía

  • Buscando amor (1965) (EP).
  • María Ostiz (1967).
  • María Ostiz (1968).
  • María Ostiz (1970).
  • Lo mejor de María Ostiz (1973).
  • Pinceladas (1975).
  • Canta cigarra (1976).
  • María Ostiz (1977).
  • Lo mejor de María Ostiz vol. II (1983).
  • Las alegrías se van (1985).
  • Mujer (1987).
  • María Ostiz: Éxitos de dos en dos (1967-1978) (1998). 




NAVARRA POR LOS CUATRO COSTADOS





Aunque nacida en Avilés, todos, y ella misma, la consideran navarra por los cuatro costados. A finales de la década de los 40 se traslada la niña María Dolores Ostiz Espila con su familia a Pamplona. Allí desarrollará su afición por el canto y a principios de los 60 la vemos ya enrolada como cantante en las orquestas que amenizan veladas y bailes en distintos locales, como el Hotel Tres Reyes o el Club de Tenis. Al mismo tiempo sigue estudios de canto en el conservatorio de su ciudad. Sus dotes vocales no pasan desapercibidas y es fichada por la RCA. Con el nombre de Lorella grabará allí dos EP en 1965. Se la encuadró injustamente dentro del grupo de las chicas ye yé, aunque con la particularidad de que Lorella grababa sus propios temas siempre que la dejaban, claro.
Aquellos discos de RCA no tuvieron excesiva trascendencia y Lorella dejó pronto de existir. En aquella época va a vivir a Madrid, donde estudia Arte Dramático, y la música pasa a segundo plano. En 1967 unos amigos la convencen para actuar en una fiesta de paso del ecuador, nada menos que junto a Massiel“Una guitarra hace siempre amigos”, suele decir la cantante y con solo tres canciones preparadas allí se presenta. Los aplausos de un sorprendido público amigo la hacen seguir en el escenario más de una hora, repitiendo varias veces esas tres canciones. Sus letras poéticas, su imagen y sus melodías plenamente folk, su compromiso con la tierra y el paisaje, su buena voz y su destreza con la guitarra no pasan desapercibidas, Hispavox le va a poner un contrato delante…y ella va a aceptar dejar otros quehaceres y regresar a la música.
Antes que 1967 acabe va a poner en el mercado un single con una canción memorable y un LP sin desperdicio. El LP llevaba su nombre como toda identificación en la portada y el single en cuestión venia encabezado por “No sabes como sufrí”, una de las más bellas canciones de la música española, que luego sería versioneada por Miguel Ríos. Había nacido una estrella. Una estrella distinta, que se sentaba en una silla, vestía faldas largas de inspiración rural y se acompañaba en directo con su guitarra y poco más.
Enseguida se la comparó con las grandes del folk americano: Joan Baez y Judy Collins, aunque se distinguía de éstas por el aire medieval y renacentista que respiraban sus canciones. Al año siguiente aparecerá su segundo álbum: "María Ostiz, Hispavox 1968" con temas como Aleluya del silencio” o “Mi amiga Catalina”, que acaban por afianzarla como la gran cantautora del folk español. Su presencia tímida y sin apenas maquillaje se hace habitual en platós de televisión y escenarios de toda España. También los tenues arreglos de Rafael Trabuchelli y tener a Waldo de los Ríos al frente de una orquesta siempre en segundo plano acaban por definir su estilo personal.
Ella es por encima de todo autora; sin embargo, su mayor éxito comercial le va a llegar con la recreación en los últimos meses de 1969 de la canción popular gallega “N'a veiriña do mar”. Este tema alcanzará a principios de 1970 el nº1 de las listas de ventas durante una semana y tres semanas más ocupará el puesto cabecero de la lista de popularidad de Los 40 Principales. Es el gran momento de la canción en gallego con Andrés do Barro como referente más importante.


A partir de ese momento y durante varios años la carrera de María Ostiz va a sufrir un lento declive, que no va a impedir que alcance éxitos menores con canciones como el villancico: “A cantar”.
En 1974 se va a casar con Ignacio Zoco, aquel medio defensivo rubio y larguirucho que fue capitán del Real Madrid. Navarro como ella y poco amigo de los eventos sociales, formarán una de esas parejas bien avenidas que han perdurado en el tiempo. Cuando la carrera de María Ostiz parece abocada a su fin, va a surgir una oportunidad de oro. Televisión Española va a designarla para acudir al Festival de la OTI de 1976 y, además, le va a dar carta blanca para que lo haga con una canción propia. El tema va a llamarse “Canta cigarra” y va a vencer en el certamen, aupándose enseguida a los primeros puestos de las listas a los dos lados del Atlántico. El empujón que supone ese triunfo va a relanzar la carrera de la cantante, que aún va a vivir una segunda etapa de triunfos con temas tan importantes como: Un pueblo es” y “España sin ir más lejos”.
En 1978, la música española ha cambiado sus rumbos y los cantautores ya no son la palanca de ningún cambio. Es la hora de renovarse o desaparecer y María Ostiz guarda su guitarra y decide abandonar la música. Una década después hará un leve intento de regreso con el poco conocido LP "Mujer" Horus 1987 que no tendría continuidad.





Actualmente reside en Madrid junto a su marido, y ambos, a pesar de lo poco amigos de los focos que siempre han sido, son dos de los iconos vivos más queridos en su región. Se ha criticado a María Ostiz, a pesar de reconocer que es una de las mejores autoras españolas de todas las épocas. Pero estas críticas le han venido por una supuesta falta de beligerancia social en los años de la transición y por su reconocida militancia católica de la que siempre hizo gala. Ambas cosas son injustas. Las letras de María entroncan con el pueblo adusto de Machado y sus músicas tienen sabor a medievo y campo en primavera. Nadie como ella ha sabido plasmar los paisajes de España y en un momento de semiprohibición se la jugó, sacando a la calle discos en gallego y euskera, contribuyendo a abrir ese camino del pluralismo del que después políticos oportunistas se adueñaron. En cuanto a sus creencias religiosas, que siempre defendió, poco o nada tienen que ver con su calidad musical, mal que les pese a algún detractor. Junto a Mari Trini y Cecilia María Ostiz forma el trío de granciones. Tres islas de calidad y sensibilidad que a pesar de los años transcdes autoras de la canción en castellano. Tres damas que, por desgracia, no han sido relevadas por las jóvenes generaurridos siguen siendo las tres cimas más significativas de las cantautoras españolas.


Simplemente María Ostiz


Procedente de Pamplona, ha llegado a Madrid la cantante María Ostiz para dar cuatro recitales en la sala Florida Park. Su voz es hermosa. Su declaración de principios resulta transparente: dice cantar para el obrero y el patrón, para el niño, el anciano y la flor. Su problema es que de continuo confunde sencillez con monotonía, austeridad con frigidez, poesía con sopor. Segrega soledad María Ostiz frente al páramo de una sala semivacía. Trae pantalones aterciopelados, chaleco negro con adornos de plata y una blanca camisa rozada por la rubia cabellera. Se abraza a su guitarra, se deja acompañar por otro músico de rostro ruboroso, se dispone a cantar: «Tener que contentar a tanta gente ... ». Indica que no viene a demostrar nada, y que canta porque así lo quiso Dios.Ella a se ve como un árbol pequeño, que, al calor de la gente, es más fecundo. Es un árbol de jardín interior, con hojas hogareñas y casi navideño. Parece incluso que es de plástico. Se balancea al son de una bonita voz, pero sus frutos son insípidos. Canta María al aire, a una niña con «piel de escarcha en sus manitas / y fuego en el corazón», canta para el obrero y el patrón. Y no se mueve del taburete donde esta sentada. El público ovaciona lo que reconoce: «A veces, algunas veces, / el cantor tiene razón ... ». Pero las canciones, viene a añadir, son difíciles de cazar, pues no entran de buenas a primeras por el balcón. Buena compañera, saluda el verso agridulce de Serrat. Habla de libertad con gestos envarados. Va de la letra con mensaje a la trivialidad impalpable: «Qué hermoso es el día / en el que ha nacido / el amor en ti. / Te ríes, te ríes, / te sientes feliz». Ella parece colmada de felicidad, piensa que un pueblo es abrir una ventana una mañana y respirar. Tal vez así empezó María Ostiz, una espléndida voz, una compositora nada despreciable, pero que se equivoca radicalmente de repertorio y de gestos. Confunde un escenario con una sacristía. Y uno siente lástima de ese error congelado, pues ella -simplemente María- confiesa estar asomada al balcón de su guitarra, buscando con fervor la verdad.

Escrito de JOSE MIGUEL ULLÁN el 14 de noviembre de 1980

16 comentarios:

  1. Impresionante!!!! Quienes han crecido escuchando sus melodiosas canciones viendo "el árbol sin hojas ni piel "; o "hoy te vì pasar e rìo con tronquinhos de madeira" o evocar "aleluyah aleluya..aleluyah", no la olvidamos y tampoco elevamso "la seca plegria pidiendo".que cante y cante la cigarra.con su maravillosa voz.
    fmm,

    ResponderEliminar
  2. voz de angel, señora de su señor, yo te sentía como una diosa

    ResponderEliminar
  3. Hoy entro en el periodico y me entero que tu compañero Zoco ha muerto.Te deseo que tengas esa fuerza que inspiras con tus canciones,para mi fuiste una de las grandes de este pais.Creo que hoy tendras el apoyo de muchos que escucharon tus caciones.

    ResponderEliminar
  4. Creci con tus canciones en mi juventud a la vez que con ese R. Madrid del que formaba parte tu marido al que también admire. Hoy me entero de su fallecimiento y estoy triste. Me uno a tu sentimiento de corazon. D.P.

    ResponderEliminar
  5. Detrás del gran hombre..siempre hay una maravillosa MUJER

    ResponderEliminar
  6. Rppsi

    Siento mucho la muerte de Zoco, mi más sentido pesame a la família .D.E.P.


    ResponderEliminar
  7. Rppsi

    Siento mucho la muerte de Zoco, mi más sentido pesame a la família .D.E.P.


    ResponderEliminar
  8. Rppsi

    Siento mucho la muerte de Zoco, mi más sentido pesame a la família .D.E.P.


    ResponderEliminar
  9. Rppsi

    Siento mucho la muerte de Zoco, mi más sentido pesame a la família .D.E.P.


    ResponderEliminar
  10. María además de ser una gran cantante, sobre todo es una gran persona,
    María siento mucho la muerte de Zoco,

    ResponderEliminar
  11. Siento mucho la muerte de Zoco por la gran admiración que he sentido siempre por Maria Ostiz, y el sufrimiento que ello la va a causar, han sido un matrimonio ejemplar que el Señor le haya recibido ya en sus manos

    ResponderEliminar
  12. Dos grandes personas de corazón inmenso. Lo siento mucho María.

    ResponderEliminar
  13. Siempre la he admirado como autora, como intérprete, y como gran señora, discreta y educada. Muchas veces los hemos visto veraneando en Cambrils, hemos estado sentados en la misma terraza y si nunca les saludamos fue por respetar su intimidad, ayer escuchamos con dolor el fallecimiento de su esposo, D. E. P. Y usted reciba nuestro sentido pésame. Afectuosamente. J. Remacha (ex jugador ) y Mari Carmen Huarte

    ResponderEliminar
  14. Siempre le quise y a ti maria también

    ResponderEliminar
  15. Este verano fuimos a Cambrils, nos comentaron que solo habíais estado una semana,¡qué lástima!. Nos hacía ilusión veros y recordar otros veranos: el día de San Ignacio, 31 de Julio, cumpleaños de Ignacio, siempre había algo especial, un vermú, una paella, una cena,...Qué personas más humildes y grandes a la vez, cercanas, amigas, nobles, no tengo suficientes adjetivos calificativos. Ignacio siempre estará con nosotros. ¡Ánimo María!.Un fuerte abrazo de Carmelo, Loly, Jesús y María.Sentimos no poder acompañaros en estos momentos.

    ResponderEliminar
  16. A pesar de mi corta edad siempre disfruté de sus canciones, su sencillez, muy grande María. Por favor corrige el título: "Na beira do mar"

    ResponderEliminar