jueves, 16 de mayo de 2013

NUESTRO XII ENCUENTRO MUSICAL DE PULSO Y PÚA EN EL GAYARRE ES UN INTERCAMBIO CULTURAL PAMPLONA-CÓRDOBA

DESDE QUE LLEGAN HASTA QUE SE DESPIDEN CON LÁGRIMAS PAMPLONA LES CAUTIVA EL CORAZÓN



EL EMBLEMÁTICO GAYARRE HACE DE IMÁN QUE ATRAE Y FASCINA, MÁXIME AHORA QUE HA QUEDADO COQUETO POR DENTRO Y POR FUERA



FUE LA PRIMERA DECISIÓN QUE TOMÓ LA NUEVA DIRECTORA GREGO NAVARRO: PONER A LA ALTURA DE LA SALA LOS MALTRECHOS CAMERINOS



Y LO HA CONSEGUIDO CON CRECES DOTÁNDOLOS DE CIRCUITO CERRADO DE TELEVISIÓN, LAVABOS, ESPEJOS, PERCHEROS, MEGAFONÍA INTERIOR Y MUCHA PINTURA...



LAS PRIMERAS 50 ENTRADAS HAN SIDO COMPRADAS EN TAQUILLA POR LOS COMPONENTES DE LA RONDALLA ARMONÍA EN UN GESTO DE APOYO A ESTE PROYECTO QUE GOZA DE UNA GRAN ACEPTACIÓN




LA SOCIEDAD NAPARDI POR MEDIO DE SU SOCIO Y "CHEF" ÁNGEL SEGURA SEVIRÁ LA COMIDA A LA EXPEDICIÓN CORDOBESA, QUE SERÁ AMENIZADA EN LA SOBREMESA  CON MÚSICA REGIONAL NAVARRA


Pedro Ábrego, Jesús Mª Astráin y Ángel Inda en Napardi



NAPARDI, nuestra Sociedad Gastronómica, forma parte del paisanaje y del paisaje de Pamplona, nuestra viaje Iruña. Es un tópico escribir que constituye una institución de la vida ciudadana, pero también resulta que es rigurosamente cierto.
NAPARDI es una especie de plaza mayor imaginaria, una gran mesa redonda para el solaz y el encuentro de sus socios, de sus amigos y hasta diríamos, de muchos pamploneses. Supone todo lo contrario a un recinto cerrado, amurallado, a pesar de estar apoyada en una de sus murallas defensivas. Aquí se tiene la puerta , como el corazón, abiertos.
En NAPARDI nos movemos entre cocineros con mandarras, humeantes pucheros, sabrosas viandas, carnes y pescados, aderezos y condimentos, quesos, postres y dulces, sin menoscabo de generosos vinos y añejos licores.
Disfrutamos de tertulias gastronómicas, de sobremesas con personajes de toda índole, aquí se juntan las ciencias, el arte, la cultura, el deporte, con un buen acompañamiento musical, a través de nuestro Coro.
Compartimos la solidaridad y la beneficencia practicada directamente por todos sus socios, y también por medio de la Fundación NAPARDI.
Vivimos con los “Gallicos de Oro de NAPARDI”, personajes insignes de nuestra ciudad, a los que hemos premiado por sus valores personales. Entre ellos el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, el ciclista Miguel Induráin, el cineasta Montxo Armendáriz  y el actor recién fallecido Alfredo Landa.
En suma, la sencilla convivencia de un grupo de amigos.




EL EXCELENTE CORREDOR JUAN PEDRO LECUONA SERÁ EL CENTRO DEL COLOQUIO SOBRE EL ENCIERRO QUE MODERARÁ EL PERIODISTA ÁNGEL INDA, PRESENTADOR TAURINO EN TELEVISIÓN

Juan Pedro Lecuona el pasado 12 de julio, momentos antes el encierro, en la jota a San Fermín, cantada debajo de la hornacina en la cuesta de Santo Domingo




LA OBREGÓN SIEMPRE ENTRE CUERNOS Y JUAMPE SIEMPRE ENTRE LAS ASTAS, ¡VAYA PAR DE ARTISTAS QUE SE JUNTARON EN LA VIEJA IRUÑA...!



ESTOS SANFERMINES CUMPLIRÁ 25 AÑOS BESANDO Y CANTANDO AL SANTO, QUE MÁS DE UNA VEZ LE HA DEJADO CON EL CULO AL AIRE... DELANTE DEL TORO, ¿VERDAD TRILLIZOS?

La antesala del big bang es una librería con el suelo de gres. Entre cuentos infantiles y neblinas mentoladas de un spray analgésico, un hombre estira sus descomunales piernas, calienta las articulaciones, dobla un periódico en abanico y abraza a los compañeros con una decisión que disimula el pánico. Solo la frente pálida y goteada hacen presentir el miedo que torturó su víspera en más de cien vueltas sobre un colchón sudado por el compromiso de su apuesta.

Cuando sale de la papelería a la cuesta de Santo Domingo, Juan Pedro Lecuona se asoma al mismo abismo que le atrapó hace 25 años, cuando solo era un chaval de piernas largas. Su camino diario discurre del escalón de la librería al rezo ante el Santo –A San Fermín pedimos…– , y de ahí al beso a la medalla, al vallado y finalmente al vuelo de su zancada por el centro de la calle. El sonido seco de un cohete detiene los corazones y diez latidos después el corredor navega seguro en una tormenta de pitones y pezuñas. La fiesta y la tragedia ruedan por el suelo en un beso atropellado, casi adolescente. Desde los albores de la civilización, miles de hombres han cabalgado el mismo desafío: sentir la muerte para sentir la vida.

Por la tarde, en el circo romano de la plaza de toros, después de cada faena, Juan Pedro azuza un tiro de mulillas que arrastra sobre el ruedo los seis toros que él mismo metió en la plaza a golpe de riñón y cierra el ciclo de la existencia. Entre una y otra escena caben almuerzos, besos, abrazos, hijos, cazuelas de rabo de toro, amigos, bocadillos de magras con tomate, charangas, sonrisas y pacharanes con hielo saboreados en el fragor delicioso de la primera fiesta del mundo. Al día siguiente a las ocho de la mañana, volverá a gastar una de sus ocho vidas. A cambio, cada carrera le concede un privilegio: 24 horas exactas de existencia reestrenada. Bienvenidos al encierro de Pamplona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada