martes, 7 de mayo de 2013

DESDE LA CALLE MAYOR, por Elena Leache


UNA MAÑANA DE MAYO
Aquella mañana, radiante y clara, del pasado domingo 5 de Mayo, la ciudad de Pamplona, mostraba un paisaje primaveral.
          
Algunos viandantes llevaban entre sus manos, bonitos ramos de flores, para regalar a la madre.
Y así, de paseo, recordé aquellas jotas navarras, que muchos tienen pesentes por su popularidad.


 
         “Mi madre cantaba jotas,
al coser y al acunar;
quien hijos pequeños tiene,
siempre les ha de cantar”

Rosa Mari, una buena jotera con residencia en Orvina

Los autores:  P. Valeriano Ordóñez, jesuita de Torres del Río, y Jesús Martínez Goñi, de Funes.
Los Hermanos Anoz, de Milagro, la grabaron en disco muy elegantemente.
Otra jota popular dice:

“Quien tiene madre y se queja,
no debe escucharle nadie;
que no hay pena sin consuelo,
para áquel que tiene madre”.



En Tudela, Ángel Puertas, compuso esta jota para los grupos "Alma Navarra" y "Navarra Canta":

“ Cuatro versos de mi jota,
son pocos para mi madre;
ella todo me dio a mí,
y todo me dio de balde”.

La Escuela de Jotas de Pamplona se llama "Gracia Navarra"

Y las Hnas. Flamarique, de Tafalla, grabaron esta jota navarra:

“Siempre que escucho la jota,
siento el calor de mi patria;
los acentos de mi madre,
y el nombre de mi Navarra”.

Miguel Ángel Benito, una vocación tardía pero feliz

         En Cadreita, Julián Aranaz, compuso:

         “Cuando moría mi madre,
de llorar me quedé ciego;
ya no puedo ver sus ojos,
pero olvidarla no puedo”.

Beatriz, a la derecha, saca tiempo para estudiar y cantar

La Madre. Nunca se olvida.
José Luís Lizarraga, de Añorbe, también recuerda en su jota:

“Nadie las puede olvidar,
las caricias de una madre;
porque en ella puso Dios:
cariño, amor y verdad".

Las hermanas Leache con Ángel Inda

Y la poetisa de Artajona, María Antonia Morales, tiene publicadas varias jotas navarras. Ésta dice asi:

“Siempre que canta la jota,
a la madre y al amor;
siempre que canta a Navarra,
la jota es una oración”.

En la Capilla de San Fermín, el pasado día 27 de Abril, se celebró una boda muy esperada. Los novios, María Jesús Eraso y Joseba Auza.
Presidíó D. Santos Villanueva. Ellos, los novios, solicitaron a la Rondalla “Ecos del Arga” y a “Gracia Navarra”, que se intepretara una jota dedicada a la madre.

Esther, de Ansoáin, se escapa de la frutería para cantar jotas


Y allí sonó, en la voz de Naroa Oteiza Arpi, esta jota:

“A una madre hay que querer,
más que a nadie en este mundo;
porque ella nos dio la vida,
p’a qué quieres más orgullo”.

Así canta la jota “la que más dice, con menos palabras”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada